Saint Seiya: La leyenda de los jóvenes carmesí

697
Publicidad

“Saint Seiya: La leyenda de los jóvenes carmesí” es una película basada en la serie manga y anime “Saint Seiya”. Fue estrenada en los cines de Japón en el marco del festival conmemorativo por el 20º aniversario de la revista Shūkan Shōnen Jump, donde se publicó por primera vez el manga. Esta película fue la primera de la franquicia en ser estrenada en cines.

El título de la película, “La leyenda de los jóvenes carmesí”, hace referencia a la historia principal que se cuenta en la película, la cual sigue a los personajes de la serie “Saint Seiya” en una nueva aventura llena de acción y drama. Los espectadores pueden esperar una experiencia emocionante y visualmente impactante mientras siguen las aventuras de los jóvenes Santos de Bronce.

Ver Online Saint Seiya: La leyenda de los jóvenes carmesí

Argumento

La llegada del dios de la corona solar

Phoebus Abel regresa a la Tierra y se reúne con su hermana menor Athena. Durante la secuencia de créditos, se aprecia la felicidad en el reencuentro y los dos juegan juntos. Después, descansan en la casa de campo de Saori y hablan sobre la razón detrás de la reencarnación de Abel. Son protegidos por los Corona Saints, Atlas, Jaō y Belenike. Abel le explica a Saori que ha regresado para castigar a los humanos por contaminar la Tierra con maldad, lo que resultará en la destrucción de la Tierra y la muerte de todos los seres humanos.

Seiya y los otros Bronze Saints aparecen en la casa de campo y se sorprenden al ver a los intrusos. Los Gold Saints Saga, Deathmask, Shura, Camus y Aphrodite, que habían muerto durante la batalla de los Doce Templos, también están allí, revividos por Abel y portando copias de sus Gold Cloths. Seiya se niega a abandonar a Saori, pero es atacado por Atlas. Saori afirma que la protección de ella estará a cargo de los Corona Saints y los Gold Saints, y luego abandona el lugar con Abel.

En Japón, los Bronze Saints discuten sobre lo sucedido. Seiya se niega a aceptar la situación y sale corriendo, llorando debido a la frustración y confusión.

El ataque de la diosa

En el Santuario de Phoebus Abel, Saori y Abel disfrutan de un hermoso día de primavera juntos. Mientras Abel toca una melodía con su lira, Saori lo escucha con complacencia. Sin embargo, en un momento aparentemente descuidado de Abel, Saori intenta atacarlo con su báculo sagrado. Pero gracias a su habilidad de leer la mente, Abel es capaz de contraatacar y revelar sus verdaderas intenciones de proteger la Tierra, aunque eso signifique luchar contra su hermana.

Ante esta situación, Abel sin mayor remordimiento, toma la decisión de quitarle la vida a Saori. Este hecho es percibido por los Bronze Saints, incluyendo a Seiya, quien corre por las calles llorando y desesperado. Los Gold Saints Shura y Camus reaccionan violentamente ante lo sucedido, pero son asesinados por los Corona Saints mientras observan a Abel llevarse el cuerpo sin vida de Athena. Aphrodite, Deathmask y Saga se arrodillan ante Abel, pero Saga reacciona con ira al ver la situación, cambiando sus ojos de color azul a un rojo sangre.

Se inician los combates

Seiya se dirige a Dignity Hill en los alrededores del Templo de la Corona, donde reside Abel. Sin embargo, es interceptado por Atlas. Shiryū, Hyōga y Shun deciden luchar contra Abel para proteger a la Tierra. Los tres se separan y acuerdan encontrarse en el Templo de la Corona. Seiya es derrotado por Atlas.

Shiryū se encuentra con Deathmask y tras una dura pelea, Shiryū logra ver a Saori a lo lejos, caminando en trance. Con este conocimiento, Shiryū muestra su verdadera intención de averiguar si aún hay oportunidad de salvar a Athena y derrota a Deathmask. Shiryū retorna al mundo real, pero es atacado por Belenike.

Shun se encuentra con Aphrodite, pero esta vez pierde la pelea. Afortunadamente, Ikki aparece y derrota a Aphrodite, pero ambos son atacados a traición por Atlas.

Saga encuentra a Seiya moribundo y le revela las verdaderas intenciones de Athena. Seiya se enfrenta a Saga, pero éste le hace ver que no podrá derrotar a Abel de esa manera. Seiya enciende su cosmos al máximo y derrota a Saga. De repente aparece Jaō de Lynx, quien enfrenta a Saga y ambos explotan su cosmos, muriendo en el vertiginoso ascenso.

Hyōga llega al Templo de la Corona y se enfrenta a Abel y sus siervos. Hyōga recuerda los consejos de su madre y congela por completo a Belenike. Shiryū, Shun e Ikki también se dirigen al Templo de la Corona.

El enfrentamiento final

Los Bronze Saints continúan llegando al Templo de la Corona. Son derrotados uno a uno por Atlas. Hyōga, Shun, Ikki, Shiryū y finalmente Seiya son vencidos por su poder. Los Bronze Saints pierden toda esperanza. Abel dicta la sentencia, se acerca el fin de esta Tierra.

Sin embargo, Seiya recuerda que su único deber es proteger a Athena y a esta tierra. Con un cosmos ilimitado, Seiya, Hyōga e Shiryū debilitan la barrera de Atlas y finalmente lo derrota. Hyōga y Shiryū quedan fuera de combate con el primer ataque de Abel. Aun en su estado agonizante, los cinco elevan sus cosmos y interrumpen el cosmos de Abel, permitiendo que Saori se recupere.

Seiya no está dispuesto a permitir que Abel mate a Saori y apunta al dios con su técnica definitiva, la Flecha Dorada de Sagittarius. Abel intenta un contraataque, pero su cosmos es sobrepasado por el de Seiya, elevado al infinito. Abel moribundo se dirige hacia el lecho de piedra donde había estado Saori muerta, exclamando “Yo soy Phoebus Abel, soy un dios”.

El templo de Abel se derrumba, pero los Bronze Saints sobreviven gracias a que Saori protege un pedazo del terreno. Al final, aparece una estatua creada por el cosmos de Abel, recordando cuando él y su hermana eran niños.